Representación nacional de usuarios de VMP: Asociación vs federación

0

Ya van surgiendo distintas asociaciones por la geografía española, por lo que el siguiente paso es organizarnos todos para colaborar con la DGT a armonizar una regulación a nivel nacional que evite confusiones y tranquilidad a quien se esté planteando utilizar este medio de transporte.

Se están barajando, básicamente, dos posibilidades: Asociación nacional o federación nacional de asociaciones. Para que queden claras las ventajas e inconvenientes de cada posibilidad, se expondrán aquí las más destacables. Por supuesto, esto está abierto a sugerencias y cambios que cualquiera quiera aportar, no somos expertos en legislación sobre este tema!

Primer una tablita, para aquellas personas con menos tiempo para leerse todo el artículo:

Confederación vs Asociación nacional: Tabla comparativa

Y ahora, por puntos, explicado.

 

¿Se pueden asociar personas?

En una confederación sólo se pueden inscribir personas juríricas, esto es, otras asociaciones, empresas… o cualquier cosa con CIF, resumiendo.

En una asociación nacional, se podrían inscribir tanto personas físicas como jurídicas, por lo que podrían formar parte de ella cualquier asociación local y gente que no tenga asociación local en su población o quiera solo formar parte del movimiento nacional.

Si el problema es que se preferiría una asociación nacional por sus ventajas, pero NO se quisiera aceptar el registro de un socio a nivel individual (persona física), esto se podría establecer en los estatutos de acuerdo a lo más deseable en cada momento, pudiendo encontrar un equilibrio de las ventajas de ambos modelos (federación/asociación nacional). Otra opción menos restrictiva sería la de establecer en los estatutos una serie de requisitos que permitan decidir qué personas físicas podrían llegar a asociarse bajo determinadas circunstancias.

 

Comunicación obligada de altas/bajas de asociados

En una /con)federación, se ha de notificar el alta y/o baja de sus asociados (las asociaciones regionales), lo cual genera más carga de trabajo administrativo a la gente que gestione dicha agrupación. Este punto es importante y hay que definir claramente quienes serán las personas o persona que se encargarán de mantener este registro actualizado.

En una asociación nacional, no existe tal obligación, convirtiendo el proceso en algo más ágil y fluido.

 

Entidades jurídicas como asociados

En ambos casos se podrán asociar las propias asociaciones locales.

 

Utilidad pública directa

Como asociación de caracter nacional, se podrá solicitar la declaración de “asociación de utilidad pública” directamente, mientras que como federación, no se podrá solicitar hasta que todos sus integrantes reciban dicha declaración de utilidad. Cabe destacar que uno de los requisitos para poder solicitar la declaración de utilidad pública (tanto para asociación como para -con-federación) es que haya estado constituida la entidad, durante un mínimo de dos años previos la solicitud de la utilidad pública.

Como asociación declarada de utilidad pública, existen una serie de derechos adicionales:

  • Usar la mención de “asociación declarada de interés público”
  • Disfrutar de las exenciones y beneficios fiscales que las leyes reconozcan a favor de las mismas
  • Disfrutar de beneficios económicos que las leyes establezcan a favor de las mismas
  • Asistencia jurídica gratuita en los términos previstos en la legislación específica

 

Gestión autónoma de las entidades locales

A diferencia de una asociación nacional, en la cual todos los asociados se rigen bajo los mismos términos para las decisiones de nivel nacional, en una (con)federación, las entidades que pertenezcan a ella pueden regirse, a su vez por reglas, normas y estatutos de caracter interno que apliquen únicamente a los socios pertenecientes a cada una de las entidades regionales/locales y no necesariamente estén alineadas con las directrices nacionales. Esto NO significa que en una asociación nacional, las asociaciones locales pierdan su independencia, sino que en este modelo de gestión, las asociaciones locales estarán supeditadas a cumplir las directrices nacionales que se voten en asamblea, no así en la federación, que por votación de sus socios locales podrán no seguir una directriz votada a nivel nacional.

En cualquier caso, los miedos de pérdida de autonomía se pueden evitar evitar definiendo claramente en los estatutos cuáles son las competencias nacionales, cuáles las locales, y qué se puede o no puede hacer en cuanto al cumplimiento de las decisiones votadas en asamblea general nacional.

 

Sistema de votación en uno o dos niveles

En cualquier tipo de asamblea (ordinaria, extraordinaria, etc.), solo podrán votar los miembros socios de pleno derecho. En una asociación nacional, esto supone que tanto las asociaciones regionales como personas físicas asociadas directamente en la asociación nacional puedan votar de manera ecuánime los puntos a tratar.

En una (con)federación, lo habitual es que de manera previa a la asamblea que se vaya a realizar una toma de decisiones, se realice otra asamblea anterior en cada una de las asociaciones locales, con el fin de determinar la postura general de sus socios para poder emitir el voto representativo de la asociación de cara a la votación “general” en la asamblea de la (con)federación. Esto supondría, lógicamente, doble carga administrativa para los miembros de la junta directiva de cada una de las asociaciones locales.

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce tu nombre